Editorial  Simmetria – Edição 10

Symmetry Editorial – Edición 10

Un área de la odontología actual que me encantó desde el primer momento en que entré en contacto con ella fue la Armonización Orofacial, algo que inconscientemente pensé que podría desarrollar dentro de la profesión. Si sólo trabajaba en la región oral, tratando problemas faciales musculares y neurológicos, y siempre me apasionaba la estética de la cara de mis pacientes, ¿por qué no podía ocurrir esto?

Así que nos adentramos en este nuevo concepto y planteamos otra incógnita.

En cualquier discusión sobre la belleza siempre llegamos a un punto en el que alguien exclama: “¡Pero la belleza es algo relativo! Seguramente, esta es una sentencia que tendrá muchas controversias. Otro dirá: “Cada persona tiene una belleza particular”. O mejor aún, “La belleza está en el espectador”, o incluso, “Tiene que ver con las preferencias de cada persona…”,

¿Es el concepto de belleza una cuestión de opiniones diferentes? No.

Y no podía ser de otra manera, se puede considerar que la belleza proviene de una línea hereditaria de significados antropológicos y biológicos interdependientes, que crean y recrean posibilidades de construcciones culturales de la apariencia facial y corporal a partir de las relaciones humanas.

Vemos como ejemplo importante la “Teoría de las proporciones” de Vitruvio: el hombre proporcional tiene un rostro dividido horizontalmente en tres partes simétricas.

Como podemos analizar en la visión del Visagismo dentro de la Armonización Orofacial, no sólo tendremos números de un parámetro básico y fijo, según Fibonacci, para una planificación de una cara, sino también la cultura, el país y las costumbres de este paciente.

Como ortodoncista y ortopedista facial, puedo medir la importancia de este trabajo en la vida de cada persona con la que trabajamos, no sólo en términos de antienvejecimiento, sino también en áreas funcionales, corrección de enfermedades iatrogénicas, dolencias, mutilaciones y deficiencias congénitas.

Observando la amplitud que abarca el tema, no sólo como físico, sino también psicológico y social, tenemos la posibilidad de interferir en la autoestima y la salud del paciente, integrando consecuentemente al individuo a la sociedad.

Hoy nos sentimos muy orgullosos de la Armonización Orofacial que se inició en Corea del Sur. Sin embargo, Brasil ha realizado la integración entre áreas afines, expandiendo este concepto al mundo, aportando una visión vanguardista, con el apoyo de colegas de otros países que nos dan soporte científico.

Y, dentro de esta visión integradora, hemos conseguido mejorar la calidad de vida del ser humano, ya sea en Armonización Orofacial Estética o Patológica.

Ariadna Helena Novaes Martos

Especialista en Ortodoncia y Ortopedia Facial – ABO Araçatuba
Especialista en Armonización Orofacial – FACOP
Director de Expansión Internacional FACOP


 

Abrir conversa
Precisa de ajuda?