Editorial – Full Dentistry in Science – Edición 50

No es lo que dices, sino cómo lo dices

Sabías que el 93% de tu comunicación es no verbal, es decir, tu tono de voz, tus rasgos, gestos, ropa, tatuajes y demás comunican mucho más que tu lenguaje verbal, que son las palabras que escuchas y escribes.

A menudo, debido a la desalineación de nuestros pensamientos con nuestro lenguaje, nuestra comunicación es defectuosa y está llena de ruido. Esto sucede todo el tiempo porque siempre estarás reaccionando más a los eventos de tu pasado que a la propia realidad.

Tu primera reacción surgirá de tu inconsciente, así es. Tu cerebro inconsciente está pasando permanentemente una especie de radar para confrontar tus percepciones del momento, es decir, todo lo que estás viendo, oyendo y sintiendo, con todo el contenido que tu inconsciente ha almacenado durante tu vida de todo lo que has visto, oído y sentido.
tu inconsciente ha almacenado durante tu vida todo lo que has visto, oído y sentido.

Por eso muchas veces reaccionas de forma desordenada, incongruente con tus pensamientos actuales, porque lo que ocurrió fue que el cerebro inconsciente aportó la primera información que tenía en su mano en ese momento y luego, con tu cerebro consciente, te das cuenta de que podrías haber actuado de forma más asertiva, tranquila y serena.

“Los pensamientos desorganizados se reflejan en acciones desorganizadas”

La cantidad de información con la que nos bombardean a diario, ya sea por la televisión, la radio, las revistas, los periódicos y sobre todo internet y las redes sociales, nos trae mucho, mucho ruido a nuestra mente, haciendo que todos tus conocimientos y soluciones queden sepultados por información superficial que sólo genera ruido y ansiedad.

¿Te das cuenta de lo que has estado alimentando tu mente? Lo que “consumes” de información en los primeros minutos de tu día, será lo que tu mente te pedirá, incansablemente, a lo largo del día. Elige mejor tus contenidos. La reflexión es…

Lo que has visto, oído e incluso sentido, ¿te aleja o te acerca a tus objetivos y planes?

¿Cómo te comportas ante los retos y obstáculos que aparecen en tu vida?

¿Te has permitido vivir en el piloto automático de tus emociones o te has controlado, pensando en cómo puedes hacer algo diferente para que ya no ocurra y no domine tus pensamientos y emociones?

Piénsalo.

Quédate con Dios, un beso grande en el corazón y #vidaquesesegue

Hugo Nagem

Abrir conversa
Precisa de ajuda?